Fotografía por Annie Spratt.

Los primeros cristianos miraron en la resurrección de Jesús, una nueva era en la conciencia humana, un nuevo mundo, uno en el que incluso la muerte no tiene la última palabra.

Y pienso en todos mis miedos, pecados, y fracasos, siendo tan honesto como puedo, pasando a través de ellos, con la esperanza de una nueva vida. He enfrentado, en los útimos meses, el lado oscuro de mi propio corazón, lo peor acerca de mí mismo y al final del día todavía sigo vivo, con una rara fuerza que tiene sentido en lo único que en verdad importa.

Y esta…


Fotografía por Annie Spratt.

entra, estás en tu casa.

cada casa tiene alma y la mía se llama como vos.

te quiero toda como sos, valiente, serena, amable, sensible, natural, feliz.

mi refugio natural sos vos; cada mueble de todas tus esquinas tiene un valor para mí, porque hay magia en las pequeñas cosas, con vos, cada día, hasta la luz que entra por tu ventana es diferente porque se parece a vos.

pero hay una grieta en todas las cosas, y no amas a tu casa como te amo yo, y no te refugias en ella cuando mi refugio natural sos vos, y…


Fotografía por Pelly Benassi.

Saldremos adelante. Somos más fuertes de lo que creemos. Somos fuerza.

Nuestra solidaridad son brazos abiertos, siempre listos a volar, con unas ganas absurdas, kamikazes, imprudentes, salvajes, llenas de sangre, y de dudas, y llenas de nosotros mismos; con las ganas enormes, de dejar el alma empapada de sudor; con las locas ganas, de sentir el viento y la lluvia, arañando nuestras espaldas; con las ganas de siempre, de que nuestras manos juntas hagan surgir el alba.

Y de repente, seremos libres, con la libertad de los niños, con la misma libertad de los sueños, con los brazos abiertos siempre listos a partir.


La Adoración de los Pastores, 1540, Bonifazio de’Pitati.

En una apartada villa, hay una joven adolescente judía, quien tiene esta visión de un ángel, el cual, de acuerdo al Evangelio de San Lucas, le anuncia que Dios la ha favorecido con gracia, dará a luz un niño, el cual traerá paz al mundo.

Será llamado Hijo de Dios.

Se sentará sobre el trono de su padre, el Rey David.

Y su reino no tendrá fin.

Entonces, despertando de esta visión, ella responde:

He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra.

[Lucas 1.38 RVR1960]

Si.

Acepto la misión.

Estoy al servicio de Dios.

Cueste lo…

José Roberto

La paz con vos.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store